viernes, 8 de junio de 2018

Reseña Una grieta en el espacio de Madeleine L’Engle


Después de que Charles Wallace le dice a su hermana Meg que ha visto dragones en el huerto de su casa, los hermanos Murry reciben la sorprendente visita de Blajeny, un sabio Profesor proveniente del espacio, y de Proginoskes, un querubines con cientos de ojos y alas que se torna invisible a voluntad.

Tanto Meg como su amigo Calvin son llevados a una galaxia remota donde verán que el Universo se está «agrietando», y recibirán la noticia de que la vida de Charles está amenazada por una enfermedad que se desarrolla en el interior de sus mitocondrias. Para reestablecer el equilibrio del Universo enfermo, Meg y Calvin, acompañados por Proginoskes y un inesperado aliado, tendrán que viajar al interior de Charles, donde descubrirán que el cuerpo humano es un universo tan grande como el que contiene las estrellas.

Una vez más, Madeleine L’Engle demuestra por qué es una de las narradoras capitales dentro de la literatura juvenil de fantasía en esta aventura llena de ciencia, mística y corazón.


Meg, Charles y Calvin tendrán que hacer frente a un mal mayor que va ganando terreno a lo largo del universo; con la ayuda de un querubines y un Profesor deberán pasar una serie de pruebas que les llevarán a lugares inimaginables y a situaciones inverosímiles.


En esta ocasión la historia toma un rumbo totalmente diferente, pasamos de viajar por las galaxias a adentrarnos en el cuerpo humano, también hay nuevos compañeros de viaje de lo más peculiares y nuevas habilidades para nuestros protagonistas. Pensaba que este libro continuaría hablando de la amenaza que nos mostraron en "Una arruga en el tiempo" sin embargo directamente vamos a conocer mejor a los personajes con una aventura totalmente diferente y demasiado densa para mi gusto.

La narración sigue desbordando imaginación, es una de las cosas que más me agradan de la saga, también hay muchas descripciones para que no nos perdamos detalle de todo el mundo nuevo que rodea a los personajes y la autora emplea un lenguaje rico y culto. Sin embargo, la trama es más compleja y aburrida, hay demasiados momentos en los que no pasa nada y se repiten las ideas, demasiados cambios de padecer de los personajes y un gran número de palabras extrañas y momentos raros. No me ha convencido y me ha costado un mundo terminar el libro.


Los personajes van pasito a pasito desarrollándose. Vemos a Charles que ya va al colegio; conocemos mejor al señor Jenkins; la relación entre Calvin y Meg avanza y esta última es la suma protagonista en esta ocasión. Hay también nuevos personajes como Louise la culebra, Sporos, Pongos o el Profesor, algunos con momentos bastante trascendentes para la historia.

En el final se cierra la trama principal de este libro así que el siguiente lo leeré para ver que nueva
hazaña tiene preparada la autora, aunque iré con cuidado por si me llevo otro batacazo como con "Una grieta en el espacio".

Una nueva aventura que no está a la altura de su predecesora aunque sigue apostando por la imaginación, las aventuras y la complejidad.

2 comentarios:

Luz dijo... [Responder]

Lo de que tenga mucha imaginación me llama, pero eso de que tenga muchas descripciones no... todavía no sé qué hacer con esta saga...

:3

Neftis dijo... [Responder]

No he leido el primero y no se si darles una oportunidad.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...